POLíTICA   24 de octubre de 2017

Campaña: “Vos podes ser Ministro o Funcionario”.

Desde el Centro de Estudios Políticos y Sociales “Desiderio Sosa” dispusieron la segunda etapa del proyecto “Gabinete Ciudadano” (referenciado en la institucionalidad de la política Inglesa del Gabinete en las sombras, pero en el caso local no surge desde la oposición política sino de la ciudadanía) destinado a fortalecer la calidad democrática en general e instar al desarrollo de nuevas prácticas democráticas en lo particular, que aumente la participación ciudadana y con ello los niveles de transparencia e inclusión. Acendrados en la realidad post-electoral, en donde desde la máxima autoridad política (el Presidente) pasando por el Gobernador electo, hablan de empezar a trabajar en la reforma política, el centro de estudios, especializado en democracia propone en el campo teórico que la ciudadanía elija en votación los gabinetes o equipos técnicos que pueda ofertar (hasta tres distintos) un candidato a administrar cualquier ejecutivo. En la faz práctica, convocan a la constitución de gabinetes ciudadanos para las autoridades a asumir en diciembre próximo, enfatizando que a diferencia del modelo tomado como referencia (el Inglés) este no proviene de la oposición política, la que en estas tierras, como en tantas otras, deambula, mediante sus miembros políticos, entre el lamento, la desorientación y la incapacidad no solo para interpretar una realidad política sino para ofrecer aspectos interesantes para la ciudadanía a la que supuestamente deseo seducir o encantar para gobernarla.

Elijamos lo más importante; Ministros o Funcionarios de los líderes de los ejecutivos. Nos instan, es decir nos imponen obligadamente que votemos (que cedamos nuestra libertad política para que a través de la misma, nazca, surja, se produzca la legitimidad que dará a luz a la legalidad institucional) a los titulares de nuestros poderes ejecutivos, municipales, provinciales y nacionales. La opción que nos brindan es que elijamos entre un manojo de candidatos, previamente concertados por espacios de poder, que performativamente (ineluctablemente, sin ambages) están allí, dispuestos en papeles (podrían ser pantallas, dado que sí la votación es en blanco y negro, a colores o electrónica, siempre será un detalle menor, casi risible) para que los escojamos. Tras tal acto, cívico, festivo, en donde vivenciamos la gloria y grandeza de lo democrático, sanseacabó. Los medios de comunicación, tal como si fuese un partido de futbol o de cualquier otro espectáculo semejante, nos dirán quiénes ganaron y por cuánto. A lo sumo, en nuestros espacios en donde se confisca nuestra libertad ambulatoria (instituciones educativas, laborales y hasta de distracción) haremos o seremos pasibles de alguna humorada sí es que declaradamente tomamos una posición ante las opciones electorales que nos hubieron de propinar y de las que “participamos” a lo sumo, escogiendo.

Sin embargo, sí algo tenemos que coger, es decir agarrar (preferentemente sin la connotación sexual de tal agarre que devino después en la acepción con la letra j) es nuestra voluntad política y hacerla valer. Aquellos que hayan sido electos, sobre todo en ese poder llamado ejecutivo (que como si fuese poco, es el que aparenta ser el más poderoso, cuando en verdad es el que más depende de los otros poderes, sin que esto sea visible, sino solamente su visibilidad radica en responsabilidades que muchas veces le exceden) en los ámbitos municipales, provinciales o nacionales, es decir, intendentes, gobernadores y presidentes, deben ser instados, presionados positivamente por la ciudadanía para que sus funcionarios, que elijan para desarrollar sus acciones de gobierno, tengan la participación soberana de que se decidan sobre los mismos. Es decir que la designación de los gabinetes, no quede al libre arbitrio, puramente discrecional del gobernante de turno, amparado en que ha sido ungido por voto popular (como dijimos en verdad una oferta de opción condicionada que realiza el sistema, performativamente). La cuestión se podría zanjar en una futura, como prometida y hablada reforma política, que cómo cual canto de sirena siempre se la vende como la música acorde para el oído ciudadano que en razón de verdad reclamaría tener mucho más que ver con las decisiones políticas que con la mera participación.

Además de elegir gobernantes y representantes, en las distintas elecciones para la administración de los ejecutivos, los diversos candidatos, podrían poner, hasta tres gabinetes posibles, es decir el nombre y apellido de sus potenciales colaboradores (los famosos equipos técnicos) sometiendo a los mismos a la voluntad del soberano. Generando además, la interesante posibilidad de que gane un determinado administrador de ejecutivo y gane un ministerio propuesto por otro candidato, promoviendo el valor democrático del consenso, que es tan diferente y distinto, al agonal y adversativo que vienen auspiciando las truncas democracias hasta ahora.

Esto mismo en el plano teórico que se puede replicar en cualquier aldea que se precie de democrática y que pretenda mejorarla. En el plano práctico, dado que esta iniciativa surge desde un lugar determinado (El Centro de Estudios Políticos y Sociales “Desiderio Sosa”) te proponemos que difundas, repliques y dinamices esta propuesta de realizar, en el aquí (Provincia de Corrientes, República Argentina) y en el ahora, para que conformemos el gabinete ciudadano en el que vos podes transformarte en Ministro.      

 “Los auténticos filósofos son aquellos estudiosos que colaboran al bienestar de los hombres y a la armonía de las sociedades. Es el buen ciudadano, aunque no haya leído a los clásicos ni especulado jamás sobre la inmortalidad del alma o las pruebas de la existencia de Dios” (Voltaire)-

Con la premisa de que todos podemos ser o somos funcionarios públicos en potencia, le pedimos que en caso de que se sienta con ganas, que se sienta convocado, que tenga de deseos de participar, sea desde su área de especialidad, de conocimiento o guste, que integre con nosotros este Gabinete ciudadano, dado el prestigio y la conceptualización ciudadana que se podría tener de usted desde la perspectiva profesional como humana, en el caso de que esta herramienta se fije en los anales de la historia político-ciudadana.  

La construcción de un gabinete, que sea ciudadano, de la sociedad civil, puede constituirse en un valioso instrumento (por no decir pócima), que en primer lugar, ayude democrática y cívicamente a todo gobernante próximo a asumir, como los que lo harán en nuestra Provincia y Ciudad en diciembre próximo.

El gabinete ciudadano, debe conformarse, sin compromiso protocolar, ni cumplimiento de horarios que impliquen una carga o  fatiga en sus agendas, profesionales, familiares y sociales, amplias y enriquecidas. Bajo un sencillo protocolo de actuación, de reuniones que no serán en más de una oportunidad mensual se deja en claro que la asunción del cargo ciudadano no genera ni gastos ni ingresos, dado que es una actividad no lucrativa, sino de servicio social y público que alimenta en todo caso el prestigio y el espíritu del ministro o designado.

La democracia es un valor colectivo y todos tenemos la obligación como el derecho de velar por ella, para en definitiva desarrollar nuestra humana, noble y digna actividad libertaria de constituir lo mejor para el conjunto, que es ni más ni menos que el desarrollo de la política. Para que nuestros intereses individuales logrados producto del esfuerzo como de la tradición no se ven empañados por oportunistas o desestabilizadores.

En caso de que acepte ser parte del Gabinete Ciudadano, del que como a usted, lo integraran un grupo selecto como notables de personas de su talla (que básicamente demuestren ganas y la gallardía de aventurarse por caminos horizontales como novedosos), le rogamos que nos remita la manera en que desee que lo contactemos para formalizar el primer encuentro, con un lunch de gentileza mediante, y conformar esta gran herramienta ciudadana que engrandecerá aún más su noble espíritu.

En breves días, todos y cada uno de los interesados y posibles miembros de este gabinete ciudadano, nos juntaremos en espacio público para constituirnos formal, ciudadana y democráticamente para ello le pedimos que nos pueda responder al siguiente blog, creado a tal efecto o el número de la persona responsable de Relaciones Públicas de nuestra institución.

http://gabineteenlasombras.over-blog.com/

Atentamente.

Centro de Estudios Desiderio Sosa.

3794-220993-

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »