ANÁLISIS  15 de octubre de 2017

Sí Mestre tuviera razón…a propósito de las reiteradas intenciones para la reforma política.

“Recordamos el pedido del ministro de Interior del gobierno de Fernando de la Rúa, Ramón Mestre, quien solicitó a todos los gobernadores que pasen definitivamente a la unicameralidad- pero aun así, es necesario pensar cuál es la fundamentación no-economicista y que escape al discurso clásico del liberalismo contra el aparato de Estado. En la actualidad se pueden escuchar voces que hablan a favor de un pase a la unicameralidad. Un dato de la realidad: de las 23 provincias argentinas, sólo 8 mantienen sistemas bicamerales. El resto ha migrado paulatinamente hacia la abolición de los Senados provinciales. (Abolir el Senado, Frieiro. L. http://espartacorevista.com/j/index.php?option=com_content&view=article&id=1:abolir-el-senadio&catid=8:notas&Itemid=101 )

Alecciona el filósofo ruso, A. Dugin: “Cuando el mal viene bajo la apariencia del mal, no es tan difícil de rechazar. Cuando surge como algo incomprensible y sobrecogedor a la vez, entonces, tomar una posición estricta es mucho más difícil. Todo gira y cae fuera de lugar, y es imposible distinguir una cosa de la otra. Este es el mal vigoroso y eficaz”.

El autor no es caprichosamente citado, dado que es el autor de la obra “La cuarta teoría política” una suerte de continuidad de la Tercera Posición Peronista que al parecer la toma muy en serio Vladimir Putin y que se internacionalizó tanto que en países como Perú se habla de este cuarto momento como una suerte de superación de los estadios hasta aquí conocidos mediante los populismos o las neoderechas.

El mal vigoroso y eficaz del que habla Dugin es algo más complejo dado que en vistas a la búsqueda de sus explicaciones recorre todo el espinel de la psicología como de la sociología, determinando de alguna manera que estamos en el periodo en donde las sombras de la actualidad, despertarán aspectos nodales que resguardamos en el inconsciente colectivo que nos harán guarecernos en nuestras posiciones más atávicas y tradicionalistas.

A grandes rasgos y en forma muy sintética no es un mal camino, para analizar la Ereignis Heideggeriana, es decir el evento político, para ver qué ocurre con el resurgir de los nacionalismos como de los partidos nacionalistas (Desde la aparición mediática del RAM en Argentina, pasando por el avance de los neonazis en las recientes elecciones Alemanas, el proceso Catalán, antes el Brexit). Dugin tributa y muy bien con esto, de alguna manera le ofrece servido en bandeja la restitución o constitución (no queda muy claro en qué términos sería, pero a todas luces es secundario) del Imperio de Eurasia a Vladimir, y como sospechamos al líder ruso, la imperialidad le debe gustar más que los perros.

La relación con la distante y calurosa Corrientes, no viene por parte de la necesidad de reconstruir una resistencia ancestral guaraní o de restituir la búsqueda de la tierra sin mal. Pasa sí se quiere por un elemento más cercano, concreto y específico, algo de que los políticos en Corrientes, se vienen llenando la boca desde hace tiempo sin resultado concreto; la reforma política.

El senador electo y gobernador record expresó en el espacio radial de uno de los defensores adjuntos del pueblo que irán por la reforma política. El infierno está lleno de buenas intenciones, y el gobernador, cuando deseo reformar la constitución hace unos meses atrás, constriño el dialogo o la posibilidad de este debate a los partidos políticos que tuvieran representación parlamentaria.

Una y otra vez se encargó en aquel entonces de refrendarlo, en una suerte de abanderamiento por la casta política, en una exaltación de tal elitismo. Tal vez, en reacción a que se había presentado en la legislatura, vía ciudadanos comunes un proyecto para mediante plebiscito el realizar una extensión del mandato o prorroga, la respuesta ante tal hecho inesperado, pero que alumbró la existencia de una forma de hacer política, sin poder, fue precisamente esa posición radical del gobernador de que los que hablen de política o de reforma sean solo los que tengan representación parlamentaria.

De acuerdo a otras declaraciones, por ejemplo el presidente de la Cámara de diputados, se piensa incluir a la sociedad civil u organizaciones intermedias en esta discusión, debate o engrandecimiento, en términos de calidad de la democracia.

El que tendrá la {última palabra será el gobernador electo. Desde estas columnas señalamos su acierto político cuando caracterizo como “Cholula” a la fórmula que le compitió la gobernación. Fue verdad, se podría decir que con Valdés, gano la política. Ahora bien, tiene ahora que ratificarlo. Sí continua la línea de su antecesor, de que la reforma política solo la discutan quienes tengan representación parlamentaria, caerá en ciertos cholulos, que ingresaron en la legislatura, en el concejo deliberante y que querrán ingresar a su gobierno. Son cholulos, y no porque sean sus cholulos, debería tener ventajas sobre los cholulos que venció.

Antes que saber con quiénes y de qué forma integradora, Valdés garantizara la reforma política, se espera que su gabinete y equipo de gobierno no esté lleno ni de fanáticos, ni de cholulos, sino que en lo posible tengan que ver con la política, mas allá de sus colores, sino al menos desde su perspectiva , teórica o práctica o ambas. De haber sido así, es decir sí solo se escucha se asiente, se trabaja con los de un solo partido o una solo visión, Ricardo no tendría cabida en la legislatura, dado que su padrino político, Mestre, hubiera abolido el Senado Provincial en los aciagos tiempos del también radical y ex presidente De la Rúa.

 

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »