ACTUALIDAD  26 de octubre de 2016

La venganza de Robinson Crusoe y el advenimiento de Wilson.

Y he aquí la peor de las hipocresías que he encontrado entre los hombres; aun los que mandan fijan las virtudes de los que obedecen; yo sirvo, tu sirves, nosotros servimos (así salmodia aquí también la hipocresía de los gobernantes). Todas las virtudes son flaqueza, abrazar modestamente una pequeña felicidad es resignación. En el fondo de su sencillez “los hombres” no tienen más que un deseo: que nadie les haga daño. Por esta razón son amables todos y hacen el bien. Pero esto es cobardía aunque se llame virtud. La virtud es para ellos lo que modera y domestica: así han hecho del lobo un perro y del hombre mismo el mejor animal domestico. Friedrich Nietzsche.

 

 

Luego de doce años junto a la  arquitecta egipcia y supra-humana Cristina Fernández, después de currar doce años junto a lo que llamaron el kirchnerismo, Florencio Randazzo y Julián Domínguez, dos ejemplos vivos de succionadores compulsivos de la ubre estatal, que gozaron de los privilegios que brinda el Estado y la hipertrofiada democracia argenta, se juntaron para combatir a Cristina dentro del peronismo, mujer que les dio de comer, curros por doquier, para ellos y toda su estirpe, amigos y conocidos.

El binomio Randazzo- Domínguez aseguran que no se puede ir a un proceso de renovación del viejo y cascoteado PeJota con Cristina Fernández pululando por ahí, lo desopilante es que ellos se crean en condiciones de asegurar que pueden ser “renovadores” (junto a Gildo Insfran, Fernando Espinoza, Hugo Curto, Raúl Othacehé, Jesús Cariglino, Alberto Pérez, Daniel Scioli, y por qué no el muchacho del dragón), lo que si van a renovar es el espíritu de voluntad de curro que los alimenta, como a Julián Domínguez, que en pleno programa de televisión hace un llamamiento para ir hacia un sistema institucional de partidos con el de la República Popular China, Domínguez no está en condiciones siquiera de renovar la tarjeta SUBE, el único pergamino que ostenta es haber sido presidente de un cuerpo legislativo robotizado que levantaba las manos como canino adiestrado.

En el pago chico, en la Comarca, en la Aldea, donde corre torta asada y mate cocido, tierra coronada con la mortalidad infantil más grande del país, ya tiene quien le cante las cuarenta, Teresa Parodi dicen, angaú fuentes nacionales y populares, menemistas agazapados esperando dar el zarpazo, podría ser candidata a gobernadora, como en los casos de los renovadores Randazzo- Domínguez, doña Teresa el único poroto con el que cuenta entre sus valijas es su triste paso por el Ministerio de Cultura de la Nación a pleno curro para ella y los suyos, recientemente renunciada, “por motivos personales” de la obligación que asumió con el país para representarnos en el Parlasur. Acaso la irrupción de Teresa, que no es de Calcuta sino, la cristinista, no es por las dudas un huevo de dragón instalado por los revolucionarios del campo popular, nacional, latinoamericano, universalistas del progreso humano, más conocidos como kirchneristas, para frenar la intentona de manual que pretende el navegante fallido Camau Espínola, tratando de colarse a las líneas sentimentales del PRO y ablandar al presidente y blandir por fin, el guiño de Duran Barba para ganar en el 2017 a un desconocido candidato ricardista. Recuérdese comprovinciano, que en esta batalla no se juega el futuro de una provincia, solo la victoria o derrota de los egos personales, todo es personal.

A propósito, hoy miércoles, llamado el Día D no por el desembarco de los aliados a Normandía, es el día en que se define si el proceso que comenzó en octubre del 2015, encaminado hacia una monarquía constitucional se afirma o no. Hoy se vota en diputados el mamarrachesco, desopilante y básico proyecto de reforma constitucional, que de tener un resultado negativo va dejar boyando a más de uno como al personaje Chuck Noland, de la película naufrago, hablando solo con una pelota que llamo Wilson y de taparrabos desnudo frente al rey, mientras Robinson Crusoe donde quiera que se encuentre, se destartala de la risa. Hoy se verá pues, si el rumbo a seguir es el re-establecimiento de la nobleza como fin último para el sosiego y la paz social o si, se quiebra del todo la poca parsimonia comunitaria y se ahonda el buraco que está a punto de engullirnos.

 

Por Carlos A. Coria Garcia.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »