ACTUALIDAD  12 de junio de 2016

Cardioversión para la dēmo-kratía aldeana.

La tradición y experiencia universales enseñan que los hombres son corrompidos por el poder. Todos sabemos cuán absurdo seria creer que lo que un hombre es ó hace corno simple particular, lo será ó lo hará ejerciendo el despotismo, cuando todos los malos instintos de su naturaleza, en vez de estar comprimidos y ser llamados al orden por cada circunstancia de su vida y por cada uno de los que le rodean, serán adulados por todos y servidos por todas las circunstancias… Tan modestos, tan asequibles á la razón como los hombres nos parezcan mientras sienten sobre sí un poder superior, tanto más debemos temer que cambien completamente bajo esta relación el día que se consideren los más fuertes. John Stuart Mill, El gobierno representativo.

 

A rio revuelto, ganancia de pescador, inmejorable el climax que se está gestando en torno a la pelotera de la reforma constitucional -para quienes no les dan los números para ganar las elecciones por su propia incapacidad de persuasión política-, y auspiciosa o esperanzadora para la troupe del gobernador, que sin querer se fue colando en el imaginario colectivo correntino, prescindiendo acudir a los métodos clásicos. Incluso para alguno que otro sector, el ala rancia de Camau Espínola que con sus adláteres, que auspician de voceros provinciales el tema es “tabú” como opción refinada y obtusa para no hablar de lo que interesa.

En algunas ocasiones, la foto de los últimos 30 años no está en un álbum amarillento tirando a sepia, aparecen como ráfagas en la televisión. El presentador estrella del canal de aire de la Capital correntina en su intervención del mediodía, de seño fruncido como apostolado de seriedad aseguro, mientras bamboleaba su brazo izquierdo (en relación al tema reforma) que en los pasillos de la casa de gobierno y legislatura, donde late la democracia se habla mucho del proyecto reformista.

Nos preguntamos pues, que hay fuera de los penumbrosos pasillos de los palacetes políticos donde corre café como superman en las fiestas electrónicas, si ahí es donde late la democracia según el periodista, afuera la nada misma, lo de siempre, el pobrerío, los olvidados eternos, los útiles cada dos años. El latido democrático al que se refiere con bombos y platillos el susodicho es en realidad una UTE (Unión Transitoria de Empresas) que la “clase política” llama consenso, que en realidad es un tome y daca. Para decorar y no parezca políticamente incorrecto, es una democracia de políticos, una posible vertiente de las muchas de la democracia como ejercicio efectivo de la naturaleza humana.

Para sumarle más leña al fuego, el Duran Barba local, coach del gobernador, Enrique Zuleta Puceiro asegura que Corrientes tiene “una política sofisticada”, al parecer lo esgrimió con voluntad positiva, ya que por donde se interprete “sofisticado” no favorece a la realidad provinciana ni al gobierno añoso local.

Para el diccionario de la Real Academia Española, sofisticado tiene siguientes significados:

  1. adj. Falta de naturalidad, afectadamente refinada.
  2. adj. Elegante, refinado.
  3. adj. Dicho de un sistema o de un mecanismo: Técnicamente complejo o avanzado.

Como se puede leer, no hay forma alguna para darle sentido positivo, ornamental o candongo como lo intentare el gurú con sus dichos. Con 70 boletas dentro de un baño oficiando de cuarto oscuro (mientras ciudadano orina o defeca puede ir meditando su voto) la opción de sistema complejo y avanzado no cuaja. El gurú Enrique, no se detuvo en la sofisticación correntina, aposto el doble a la jugada, a todo o nada y termino por despacharse con: “No hay una situación parasitaria en torno al poder en Corrientes”.  Es entendible las reflexiones de Zuleta Puceiro, pues para eso se le abona sus honorarios, básicamente para hacer creer algo que no existe o para hacer de una verdad a medias la gran verdad, los gurúes “políticos” están de moda hace un largo tiempo, su función básica es mostrar a la ciudadanía un hacedor de sueños, un capitán de las realizaciones del conjunto y en su faceta negativa, esconder lo mejor posible las debilidades y mentiras que se esconden en la hipodermis del sistema. Es como aseador de la escena del crimen.

Por Carlos A. Coria Garcia.

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »