ANÁLISIS  29 de junio de 2015

Del fusilamiento a campañas y candidatos.

Hace 13 años, un 26 de junio de 2002, ocurrió uno de los hechos bisagra para Argentina, masacraban en Avellaneda a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, acontecimiento que llevo al entonces Presidente de crisis Eduardo Duhalde a llamar a elecciones. Como en el país las figuritas se repiten hasta el hartazgo los responsables políticos de semejante cobardía fueron entre otros, el ex kirchnerista adicto hoy devenido en Sciolista furioso que por ese entonces, ocupaba la Secretaria General de la Presidencia Aníbal Fernández que hoy pretende ser Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, y el otro personaje involucrado ideológicamente en la masacre fue el por entonces Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Felipe Solá, ex kircherista adicto, hoy Massista en decadencia y Diputado Nacional. Por Carlos A. Coria García.

En plena campaña electoral y en su tramo final siempre hay sorpresas en este bendito país que adora ir por los márgenes más oscuros, el escándalo protagonizado por la vedette Victoria Xipolitakis y los pilotos de Aerolíneas Argentinas muestra claramente un juego sucio, siempre impregnado de golpes bajos al mando del siempre despreciable Grupo Clarín que ha dedicado todo su vida a destruir y dividir, algo así como “a rio revuelto ganancia de pescador”, una estructura económica que funciona con praxis de mafia calabresa.

Mientras tanto las estructuras perversas de la UCR porteña, porque si alguien estaba creído que la corruptela y los negociados espurios eran patrimonio exclusivo del kirchnerismo se está equivocando por leguas (basta mirar a dos cuadras en la Comarca) Martin Lousteau, ex kirchnerista y tirano de la resolución 125, hoy quiere lavar sus pecados disfrazándose de “lo nuevo” en la capital del país, pero resulta que sus impulsores radicales conforman una banda de atorrantes de primer nivel, son funcionarios de la Facultad de Ciencias Económicas (UBA) que bancan la campaña del nuevo Martin con fondos de la universidad, el secretario de Hacienda de la UBA, Emiliano Yacobitti, presidente de la UCR porteña y dueño de laboratorios que provee al Hospital de Clínicas con sobreprecios abismales es el brazo ejecutor de Martin  Lousteau Jefe de Gobierno ¿Se imagina usted si gana  Lousteau los desastres que esta gente puede hacer?

El que quiso y no va poder así parece es el periodista Diego Brancatelli, conocido por su participación cuasi kamikaze en defensa del “modelo” nacional & popular identificado con el kirchnerismo que no es tal, el periodista antes impulsor televisivo de Randazzo Presidente es afín o alineado al ex “todo” Martin Sabatella que lidera Nuevo Encuentro, el caso es que Brancatelli fue impugnado en su candidatura a Concejal por Ituzaingó Provincia de Buenos Aires, por faltar al requisito de la residencia dentro del distrito. Quienes fueron los autores de la impugnación casualmente son los “referentes” del Frente para la Victoria, movimiento o rejunte al que tanto defiende el periodista. Lo bueno hubiese sido y en homenaje al sistema que se le permita competir y luego veremos que ocurre. 

 

Mauricio Macri sigue en carrera para ganar las PASO y posteriormente las presidenciales en tanto que, sus aliados más próximos ARI-Coalición Cívica y el devaluado Partido Radical de Sanz no se sienten cómodos es ese hibrido armado “opositor” Frente Cambiemos. Resulta que Macri se corta solo y no muestra sino, oculta todo lo posible a sus nuevos amigos, por su parte, Ernesto Sanz sabe perfectamente que esta fuera de juego o mejor dicho, nunca estuvo en competencia, es que todo arranco mal desde la vergonzosa Convención de Gualeguaychú y no quedara otra opción para la UCR (Sanz) que arañar algunas bancas para los compinches y entregar el partido al PRO en las elecciones presidenciales.

 

En la Comarca (Corrientes) donde parece todo tan lejano el peón del Señor Gustavo Valdez, quien usufructúa una banca en la Cámara de Diputados de la Nación vivió hace poco un hecho llamativo, resulta que es miembro del Consejo de la Magistratura quien llamo a un plenario para tratar la destitución del Juez Luis María Cabral, el Diputado denuncio que fue retenido en el aeropuerto de Resistencia sospechosamente, los pilotos no aparecían y por tanto no llegaría al plenario. ¿Dónde estaba Gustavo Valdez? La respuesta es simple, de vagancia campañeril con el Señor de la Comarca, todo este entramado confuso no hubiese ocurrido si el Diputado estaría en el único lugar en el que debería estar o sea, trabajando en Capital Federal, lo que impidió a Gustavo Valdez estar en el plenario del Consejo de la Magistratura es su vagancia e irresponsabilidad, figúrense que fuera obrero de una metalúrgica, hace rato estaría despedido. ¿O no?

 

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »